Tres horas grabando por San Sebastian con una máquina como Mateo Rotaeche pueden dar mucho de sí.