Kilian Martín y el filmer Brett Novak forman un equipo perfecto a la hora de hacer vídeos. Esta es su última obra maestra.