No siempre tiene porque haber los mejores trucos en un vídeo para que tenga feeling. Es el caso de este clip grabado en una minirampa casera, construida en un edificio abandonado de un pueblo de Málaga.