Cuando la mente creativa de Fred Mortagne y el flow de Javi Mendizabal se unen, solo una obra maestra como este clip puede ser el resultado.