adidastourEl año pasado el equipo español de Adidas skateboarding se reunió en Portugal para patinar nuevos spots. Cuando gente con tanto talento como Alex Amor, David Canyado, David Lougedo, Marcos Gomez, Xabi Berenger, David Castells y el rider portugués Antonio Boavida «Belz» se juntan, desde luego sesiones increíbles de skate están aseguradas. Marcos Gomez nos cuenta sus aventuras en tierras vecinas.

 

 

 

 

Fotos de Gerard Riera. Texto de Marcos Gomez.

 

david-castells

David Castells, gap to krooks:

Un local nos contó la historia de este spot.  Resulta que Leiría es una ciudad de gente un tanto pudiente, algo veraniega por lo que goza de bastante turismo de pasta.  Esto provoca que las calles y espacios públicos estén bien guarnidos con notable arquitectura urbana moderna, toda construída con una típica piedra caliza pulida en la que Portugal es rica.  Pues bien, esta plaza era un puro ejemplo de ello, pero lo increíble era que por mucho que la patinaras y destrozaras con los ejes o la tabla nadie tomaba cartas en el asunto como resultado a la respuesta del alcalde progresista para regocijo de los patinadores.  Este hombre de bien respondió una vez ante las quejas por los destrozos que los skaters ocasionaban en la plaza nueva que los espacios públicos estaban para ser aprovechados, y que si los jóvenes le daban este uso y la piedra se rompía pues que ya colocarían otra en su lugar y volvería a estar nueva otra vez, las piedras eran reemplazables, pero el entusiasmo y la diversión truncada de unos chavales no lo era.  Castells no se lo pensó y pisó el jardín para coger carrerilla, volar por encima de los escalones y aterrizar con la puntita de su eje en una sección virgen de los bordillos.  Un trabajo de precisión muy bien hecho.

 

alex-amor-ollie-a-la-estrecha-caida

 

Ollie escaleras de Alex Amor  y secuencia nollie noseblunt de David Cañado:

La plaza de Setubal fue uno de nuestros destinos más apreciados.  Tour de verano, temperatura perfecta y un pueblo de pIaya, tentador como para pasar de patinar y cubanear en la arena, pero imposible no caer perdidamente enamorado de un lugar repleto de banks (que están tan de moda) para usarlos a tu antojo sin ser echados por ningún agente de la ley ni mirados de mala manera por ninguno de los vecinos viandantes.  Cañado aprovechó la aventura portuguesa para aprender algún truco, los banks no abundan en la ciudad de Tortosa y él no lo dudó ni un instante para ponerse a probar algo que nunca había hecho, sí, un nollie noseblunt, algo que parece básico para la bolsa de trucos de un rampero pero inexistente en la de una rata de calle si es subiendo y bajando por un poco de transición, añadámosle el toque de velocidad extrema que él le da y podremos hacer un slide tan largo como ese.  Chino patinó también los banks como todos, pero a la hora de la foto,  qué le vamos a hacer, a los chavales les va el barro, y Chino siempre toma dos tazas y elige no las escaleras más grandes, pero sí las más chungas.  Tuvo que cruzar la carretera, pasar entre dos coches aparcados mientras hacía el ollie para subir la acera, saltarse el set y aterrizar en el estrecho escalón inferior.  Qué bonito puede ser un simple ollie cuando se hace así.

 

david-canyado1

 

Xabi Berenger. Backside tailslide shove it.

Fue un día en el que volvíamos de una de las excursiones a Setubal o a Leiría que nuestro compañero de viaje, el Sr. “Belz” Boavida recordó un par de spots en otro pueblito que pillaba de camino.  De nuevo era un pueblo con pinta de residencial o turístico ya que la gente que andaba por la calle en su mayoría era de la edad terciaria en modo de paseo por las calles antiguas remodeladas con un lavado de cara a base de mármol y suelito liso.  Nos dimos una vuelta para ver qué encontrábamos y el resultado fue volver al lado de donde estaban aparcados los coches por que habíamos encontrado un spot bien curioso en la puerta de un banco portugués.  Fue como cuando le das a un tonto un lápiz, que se entretiene con él cosa mala.  Después de reponer fuerzas con unos cafés con pastas nos pusimos a patinar sin parar hasta que entró bien la noche.  Resultado, muchos trucos de todos como el del Sr. “Xibi” Benguerel, y una carrerita en coche para encontrar algún sitio donde comer, que, por enésima vez acabó siendo un Mc D de emergencia y a punto de cerrar.

xavi-benguerel

David Louguedo, hardflip bs. Lipslide.

El mirador en Lisboa era siempre el spot para empezar el día cada vez que decidíamos quedarnos por los alrededores o furtivear por spots de la ciudad.  Sí, era el spot típico al que todo el mundo va, bueno, todo el mundo que viene de fuera, porque los locales eran pocos.  El mirador es un sitio muy pequeño, es solo un lugar para echar un vistazo al mar desde la parte alta del barrio antiguo de Lisboa, rodeados por los tranvías y los turistas que se aventuran a subir por ahí.  Una vez más, la plaza está construída con la la piedra caliza pulida favorita en Portugal, así que lo hacen perfecto para patinar los banquitos y quedarte pegado ahí como un imán de nevera porque todo funciona perfecto.  Súmale un restaurante familiar en el que por dos euritos te comes una hamburguesa con queso y un refresco o cerveza y no habrá manera de irte de ahí.  Lou cogió fuerzas a base de hamburguesas y se deleitó con los slides perfectos que le daban los bordillos, tanto que combinó con una chirivuelta  a la entrada para rizar el rizo.

david-lougedo