Un grupo de amigos nos demuestra que, con muy poco dinero y muchas ganas, no es tan dificil tener tu propia minirampa cubierta.