mikij3

De dos años a esta parte la isla ha tenido más cobertura en vídeos y revistas de lo que nadie recuerda. Ya no es un secreto que los spots tranquilos y bajo la sombra de palmeras no están en Hawaii si no en esta isla del Mediterráneo. Sin embargo, la insularidad ha conseguido que no exista una invasión masiva de skaters de diferentes latitudes sobre la roca. Todavía es posible encontrar nuevos spots y redescubrir los antiguos disfrutándolos tú solito.

 

 

Texto Carlos Guerrero.

Fotos Estefano M.F.

 

lolo-nollie-heel-foguero

Lolo Cosmeli. Nollie Heelflip.

 

Los viejos dinosaurios del skate insular conviven sin problema con la nueva ola de patinadores, y para ellos han dejado un legado de vídeos, una actitud positiva y de engorile y dos skateparks muy completos en plena ciudad. Uno es de madera, Son Moix; otro de cemento, Sa Riera. Pero si realmente lo que quieres es gozar de diabluras arquitectónicas, tendrás que recorrer la isla entera. Es así porque hasta en los pueblos más reconditos hay lugares que te garantizan una buena sesión de calle pura y dura. Las transiciones naturales se suceden; piscinas vacias, colegios patinables, bordillos de mantequilla…, qué es lo que quieres, porque aquí lo tienes.

aroon-crooked-magaluf

Aaron Dormer. Krooks.

Durante el crudo invierno europeo, se ven guiris en coches de alquiler buscando la gema perdida. Con un poco de suerte pica el sol, la policía es tolerante con los skaters y la cerveza está fría. Muchas veces los turistas encuentran spots que ni los locales conocen y esto sucede porque aunque la isla parece pequeña, está compuesta por multitud de municipios, una sierra y una meseta, lugares plagados de hoteles con sus entradas y rails; plazas de pueblo; polígonos y sus planitos, rotondas lunares, y paseos marítimos a lo Venice Beach. No se va a Mallorca con ideas preconcebidas de crema solar, ensaimadas y extranjeras buscando su Alfredo Landa, si no con la actitud que tenían los que buscaban Eldorado. Un lugar del que se habla, no tan fácil de explorar pero en extremo gratificante para los que se entregan a experimentarlo.

martin-tail-270-estaciones

Martin Battelo. Tailslide 270 out.

 

Es cierto que algunos recuerdan con nostalgia la época dorada del skate mallorquín, cuando la Plaza de Sa Faixina era lugar de encuentro y ripamiento hasta la extenuación por propios y extraños, cuando Palma parecía Copacabana. Y sin embargo, aunque la plaza exhala sus últimos suspiros a la espera de que el ayuntamiento la remodele convirtiéndola en skateplaza, hay sangre nueva, que se mueve y tira del carro hacia adelante. La escena sigue viva, sólo hay que coger un avión o un barco y ser testigo de su evolución.

 

mikij31

Miki Jaume. Frontside blunt

ian-bs-heel-arenal1

Ian. Backside heelflip