Asi se las arregla Alexis Sablone en los duros inviernos en New York.