El año pasado, Javier Saavedra se propuso hacer una parte sin ollies. Ahora nos sorprende con una segunda entrega.