Ponemos las Straye a prueba

Un test de Ferran Rodriguez.

Intro

Jamie Thomas nos dejó con el corazón en un puño cuando comunicó al mundo el cierre de Fallen… no obstante, las nubes se fueron cuando anunció el lanzamiento de STRAYE y las pareces de mi casa se cayeron cuando llegaron estas Venice para que las probara. No se patina una marca nueva por primera vez todos los días! Nos pusimos manos a la obra y esto fue lo que vimosvenice_black_bone_suedeDurabilidad

Nos encontramos delante del que probablemente sea el suede más grueso que he patinado en mi vida. Es cierto que la estructura de esta zapatilla es muy sencilla, pero esto no riñe en absoluto con su durabilidad; estas STRAYE han sido fabricadas con un suede y una goma de otro planeta.

La primera vez que las tuve en la mano ya me percaté de lo grueso y sticky de la goma… y una vez ya patinadas, puedo afirmar que esta goma no se parece a la goma de ningún vulcanizado que haya patinado hasta hoy. He patinado muchas vulc y alguna que otra puntera de goma y estas STRAYE han resultado ser las más duras de pelar. Y con diferencia.

El suede de estas Venice van acorde con la longevidad de su puntera; desconozco de qué animal o fábrica habrán obtenido esta tela, pero lo que sí que tengo claro es que está hecha a prueba de abrasión extrema; y ni siquiera estoy exagerando.

FOTO 1

FOTO 2Protección

Partimos de la base de que se trata de una zapatilla bota, por lo tanto la zona del tobillo la tendremos siempre bien recogida. El patrón de la zapa permite que esta se amolde bien al tobillo y no sientas como que estás patinando unas botas de montar a caballo; el hecho de poder atártelas hasta arriba las hace (a mi parecer) más cómodas y patinables (lo de llevarlas holgadas me lo reservaba para el día a día). La lengüeta ancha y mullida acaban de completar una zapatilla realmente cómoda de llevar; tanto para patinar como para uso diario.

Con riesgo a equivocarme, me atrevería a decir que la plantilla que incorporan estas STRAYE son las mismas (o muy parecida) que las que incluían las Fallen… y no podrían haberlo hecho mejor. Esta plantilla proporciona comodidad y una buena absorción de impacto.

FOTO 3

FOTO 4Forma

Para su primera colección STRAYE apuesta por una zapatilla alta de skate clásica que cuenta con una silueta que puede que te resulte familiar. Sin embargo, las Venice Black Bone cuentan con una horma bien ancha que me vino como agua de mayo. Cada vez puedo menos con las zapatillas estrechas; no sólo porque debo usar unas plantillas que no caben en todos los zapatos, sino porque tengo un pie ancho de narices y necesita espacio. 

La lengüeta se aleja de la típica lengüeta trapo de las zapatillas skate high y la diseñan ancha, del mismo material que la zapatilla y lo suficientemente mullida como para proteger y dejas mover el pie. Como ya he comentado, una zapatilla muy agradable de usar; realmente cómodas. 

FOTO 5

FOTO 6Boardfeel y agarre

A pesar de lo armatoste que te pueda parecer ese vulcanizado, la zapatilla proporciona un tacto excelente con el skate a la par que un agarre de escándalo gracias a la goma. Cierto es que los primeros flicks resultaron extraños para mi; en la vida había tenido tal agarre en un zapato, pero al cabo de unos instantes ya te haces con el toque. La suela está hecha de un material igual de sticky que la puntera pero cuenta con más dureza para sumar en protección y durabilidad.

FOTO 7Resumen

Las STRAYE Venice Black Bone han resultado ser un hueso duro de roer. STRAYE ha conseguido lanzar una zapatilla de skate de look clásico que cuenta con la esencia de lo que son unas skate highs y que ofrece las prestaciones y el rendimiento que cabe esperar de una zapatilla del 2018.