Erase una vez un brasileño cuyo sueño era ir a Estados Unidos a patinar plazas y patinar con sus hermanos de DGK. Pero una vez tuvo un mal encuentro con la poli y le enviaron de vuelta a su país. Ahí es donde esta historia comienza…