Desde su skatepark local de Stapelbäddsparken en Malmö, Suecia hasta San Francisco, Oskar Rozenberg lo patina todo y de que forma!