Un día soleado en San Diego, skate, amigos, playa…¿que más se puede pedir?