Carlos Ribeiro y Tiago Lemos destrozan en un solo día uno de los spots más conocidos y patinados de Los Angeles.