Poder brasileño en uno de los spots más reconocidos y patinados de Los Angeles desde los noventa.