Alejandro Rapariz estuvo con un grupo de skaters de Madrid en la ciudad que nunca duerme y se trajo esta buena pieza audiovisual. ¡Buen trabajo!