extraUno siempre tiene las expectativas muy altas cuando se dispone a probar y diseccionar un par de zapatillas Vans; la marca cuenta con más de 40 años de trayectoria que avalan la funcionalidad de todos y cada uno de los modelos que tienen a la venta. Con la incorporación de nuevos talentos al distinguido equipo profesional de Vans, la compañía entendió la producción de nuevos modelos signature como algo normal y natural dadas las circunstancias. El primero en disponer de tal privilegio fue Chima Ferguson, que presentó al mundo un modelo de líneas básicas sin demasiado ornamento. Un año más tarde, fue el turno de Gilbert Crockett.
El discreto y hacedor skater de Virginia diseñó su zapato basándose en dos principios básicos y un tanto clásicos: una zapatilla buena para patinar y a la vez seria y práctica para el día a día. Gilbert Crockett, definido por sus más allegados como alguien meticuloso y obcecado en el encuentro de la perfección en todo lo que hace, ha logrado dibujar una de las zapatillas más completas y bonitas del catálogo actual de Vans. Nos las calzamos y las pusimos a prueba en el siguiente test.

 

 

Un test de Ferran Rodriguez 

1

Tallaje
Dado su ceñido diseño, si dispones de un pié más bien ancho, te recomendamos que optes por medio número más de tu talla natural. Si por el contrario tu pié es delgado, con que cojas tu talla regular será más que suficiente.

Durabilidad
La aparente sencillez y simplicidad de su diseño puede llevarle a más de uno a realizar un mal prejuicio en cuanto a la vida útil de este zapato. A pesar de que su puntera ha sido construida con una única pieza de piel y sin excesivas costuras, ésta cuenta con un generoso grosor que aislará tu pie de la abrasión de la lija evitando boquetes en la parte delantera durante un largo período de tiempo. No contentos con el grosor extra del tejido usado para este modelo, el equipo de diseño decidió incluir una lámina de goma blanda blanca justo entre la piel exterior y la gasa negra que reviste el interior del zapato.

2
3

Protección
La construcción interior de la zapatilla de Gilbert Crockett es exageradamente eficaz. A pesar de ser un calzado pensado para un estilo de patín tranquilo y sin mucho impacto, este modelo incorpora una gruesa plantilla azul con Ultra Cush que protegerá nuestros pies en todo momento. Este es sin duda uno de los puntos fuertes del zapato, su gran capacidad para absorber golpes y proporcionar al patinador una agradable sensación de comodidad.

4
5

Forma
Como ya hemos comentado en el apartado del tallaje, la forma de esta zapatilla es muy ceñida. Esto significa que hasta que no se den de si, te apretarán un poco. Es por eso que recomendamos andar la zapatilla unos días antes de empezar a patinarlas; de este modo el zapato se irá abriendo y permitirá que nuestro pie encuentre la comodidad.
El perfil bajo de esta zapatilla permite la total movilidad del tobillo para rascar trucos y patinar lo más a gusto posible. La lengüeta que incorpora el modelo de Gilbert no es excesivamente gruesa y el fino collar de espuma alrededor del tobillo proporciona la sujeción y el confort necesarios.

6

Boardfeel y agarre
Las Gilbert Crockett incorporan la suela Wafflecup de Vans. Este tipo de suela combina la forma y el tacto característico de Vans con la durabilidad y el aislamiento de un cupsole convencional. Al ser una zapatilla vulcanizada, el tacto con el patín es total. Recordamos que este modelo incorpora una elaborada plantilla y que gracias e ella ese boardfeel del que hablamos, en ningún momento se convertirá en incomodidad y/o dolor para nuestros pies.
Por lo que al agarre respecta, no hemos tenido ninguna queja en ese sentido. El zapato a respondido siempre bien a todas nuestras demandas de precisión y adherencia.

7
8

Resumen
Gilbert Crockett se estrena con uno de los modelos mejor construidos y compactos del actual catálogo de Vans. Una zapatilla de lineas sencillas pero que proporcionará todos los recursos y comodidades que necesita tu forma de patinar. A las elegantes zapatillas de Crockett sólo les hemos encontrado un defecto; al principio, dada su estrecha construcción, son unas zapas duras y reacias a darse de si en la primera sesión. No obstante, una vez se amoldan a tu pie, se convierten en una buena zapatilla de patín.