Marco Rey en su spot local, el bowl que lo vio crecer, donde comenzó a planchar sus primeros trucos patinando cada tarde con sus amigos en La Coruña. Es un clip tributo a todas esas horas que pasó en esa plaza patinando.