Así es como se las gastan los locales del skatepark de Chiclana en Cádiz. High level.