Con este título se hizo en Madrid un experimento que unió al skate con la música electrónica. Se trataba de generar composiciones sonoras a través de la actividad de la gente que patinaba en la plaza esa noche.