Algunos locales vallisoletanos, cansados de patinar los mismos spots dia tras día (como os suena esto, eh) decidieron cocher el coche y recorrer unos cuantos pueblos de Castilla y León para encontrar nuevos spots patinables.