imgresNo nos gustan los árbitros,  las reglas, los uniformes, ni los entrenadores, por eso no vemos al skate en las olimpiadas para nada. Lee el texto que va a continuación para saber porque deberíamos salvar la lucha como deporte olimpico y que tiene que ver todo eso con el skate…

Un texto de David García «oso»

Quiero hacer una declaración: Estoy totalmente a favor de mantener la lucha como deporte olímpico. Tiene una gran tradición que se remonta a las primeras olimpiadas que realizó el barón de Coubertin, y la lucha grecorromana se remonta a la época cuando Filípides volvió corriendo de la batalla de Maratón, y eliminarlo del programa de las Olimpiadas de 2020 es una injusticia de proporciones olímpicas (nunca mejor dicho). Y eso que solo habré visto una pelea o dos de lucha olímpica o grecorromana en mi vida…

No, no me he vuelto loco ni me he equivocado de revista, esto es Go Skateboarding Mag, no Go Wrestling Mag; y tiene muchísimo que ver con el skateboarding. La razón por la que quitan la lucha del programa olímpico es porque quieren meter un deporte más atractivo para la gente, especialmente los jóvenes, y que sea más espectacular de ver por la tele, y los candidatos son karate, baseball, wushu, squash, escalada deportiva, wakeboard, y patinaje, que junto con roller derby, inline, artístico y otros, incluye también skateboarding..

Llevamos con rumores y falsas alarmas de que el skateboarding pueda ser deporte olímpico desde Atlanta ‘96, pero esta vez hay muchas posibilidades de que finalmente ocurra. Y por si no ha quedado claro con mi defensa de la lucha, estoy en contra.

Ningún campeonato puede siquiera acercarse a la complejidad que es el skateboarding en su totalidad, pero querer confinarlo dentro del corsé olímpico hará que no solo el campeonato olímpico, si no todos los clasificatorios que se hagan tendrán que seguir el mismo formato, tanto de rampas y obstáculos como puntuación, y se tomará ese formato como la base para los que vengan después y para los skateparks que hagan las instituciones, y junto con los uniformes que habrá que llevar ayudará a terminar con la individualidad e independencia que ahora tenemos. Y por supuesto, las grandes marcas patrocinarán a los equipos olímpicos, aunque no tengan nada que ver con el patín, y las marcas independientes, las que han apoyado el patín a las duras y a las maduras, las que apoyan a las tiendas y a los skaters, las que forman el corazón y el alma del skateboarding, tendrán un clavo más en su ataúd.

El skateboarding en las olimpiadas supone perder el control de lo que amamos y dárselo a entidades que solo buscan un mayor share en la televisión. No es sólo el perder la imagen rebelde y antisistema que tiene o ha tenido el skateboarding (por mucho que ahora hasta Lacoste quiera hacer tablas), es que las olimpiadas representan todo lo opuesto al skateboarding.

Eso sin entrar en el tema de los controles antidoping y antidroga, aunque quizás así yo tendría alguna oportunidad de hacer algo..