Ese es el título de este clip de Pedro Sanchez, grabado y editado por Mauricio Marentes, durante cuatro días por las calles de Barcelona.