Marco Rivera «Burrito» tiene una parte increíble en el último vídeo de Welcome. Para todos aquellos que aun no la habéis visto, este vídeo se proyectará el próximo  10 de agosto en el Circus bar de Vigo a las 23 horas. Mientras, aquí nos contó las siete cosas que más le gustan y las siete que más odia.

Backside tailslide flip out es uno de los muchos trucos que aparecen en la última parte de Marco Rivera en el Welcome vídeo. Foto e. Velarde

7 cosas que me gustan

-La comida de mi madre con el toque peruvian que me trae recuerdos.
-Los tours. Mucho engorile y risas. Disfruto de cada momento sobre todo cuando llego a mi ciudad con buenas energías.
-Las comidas con mi familia. Les veo muy poco.
-Chillin con mi novia, jeje
-Las patinadas nocturnas por el centro con todos los sosios ¡Que no falte la chela bien fria!
-Los sabados soleados que te levantas, desayunas y te vas a patinar.
-El dinero por patinar. Valoro mucho ese dinero aunque sean 10 euros. ¡Es dinero que te dan por hacer lo que tu mas disfrutas!

7 cosas que no me gustan

-Los cascos (auriculares) con cables cortos o que se te joda un casco. Muy incomodo para patinar jaja
-Madrugar para ir al instituto deseando en el metro no encotrarte a nadie porque estas hecho un zombi.
-Llegar al bordillo perfecto y no tener cera.
-Que cambiaran el suelo de CLN. No habrá mejor plaza en Madrid para echarte tus risas con los homies, jugar skates eternos, contar azadas de la noche anterior, etc,etc jajja siempre estará en mi memoria, ¡respect!
-No haber ido a mi Perú en 6 años , ¡por fin estas navidades voy!!
-Las persona que generalizan: por ser rumano tiene que ser mala persona, por llevar gorra es delincuente, por llevar pintas le seguimos en el supermercado! ¡bullshits!
-Tener cualquier tipo de lesión es lo que menos me gusta y con ello las torturas con el fisio, por no hablar de la pasta que te dejas. Después la rehabilitación, tener limites para patinar, estirar, las rayadas que si algún día volveré, etc. Pero todo eso aunque no lo parezca tiene su lado bueno, te hace más fuerte como persona y como patinador. Es una lucha por volver hacer lo que más te gusta.